This functionality is implemented using Javascript. It cannot work without it, etc...

Estamos cargando la información...

Saltar al contenido

MONITOREO DEL FLUJO SANGUÍNEO CEREBRAL REGIOL USANDO U SONDA TERMICA

La evaluación de la perfusión cerebral es un componente importante en el manejo de paciente con trauma cerebral, cirugía neurológica ataque cerebral, de varias etiologías incluyendo la hemorragia subaracnoidea. El vasospasmo que disminuye la irrigación sanguínea y que lleva a la isquemia y deterioro neurológico es una de las causas de mortalidad y morbilidad después de la hemorragia subaracnoidea (SAH). Todos estos pacientes son tratados inicialmente con nifedipine, un bloqueador de los canales de calcio, para prevenir el vasospasmo, que normalmente ocurre entre 5-17 días, después de la sangría inicial. Se refieren evaluaciones constantes para detectar el vasospasmo. Si esto se detecta, se inicia una terapia “Triple H”, que consiste en inducir hipertensión, hipervolemia con agentes coloidales y hemodilución.El doppler transcraneal es la técnica mas comúnmente usada para evaluar la perfusión cerebral. Esta técnica es dificultosa, prolongada, solo evalúa un pequeño grupo de vasos sanguíneos y si la ventana del hueso temporal es muy densa no se puede realizar.
Recientemente FDA aprobó un sistema (Q Flow 500 Perfusion Monitoring System), donde se introduce una sonda térmica por un agujero de trépano que se coloca intracerebral, en el área del cerebro que está afectada. Este dispositivo consiste de dos termistores colocados al final de la sonda. De esta manera se puede monitorear continuamente el flujo sanguíneo en base de la convección termal producida.

Es interesante que este concepto pueda usarse en otros tejidos del cuerpo tales como: Monitoreo de la capa muscular del esófago. Monitoreo de la microcirculación de la cirugía reconstructiva. El monitoreo del flujo sanguíneo durante cirugías por trauma a la cabeza.

787-277-6653 787-474-6326